Raúl Arancibia, Fiscal de Tarapacá hace algunos días atrás señaló en Televisión Nacional que lleva casi 20 años como fiscal “y que además de ser iquiqueño”, ve con preocuoación “el aumento de la criminalidad que ha sido muy fuerte en especial en estos dos años. Pasamos de delitos habituales a una situación más profunda, seria y violenta, incluyendo nuevos ilícitos como sicariatos, préstamos de dineros, tráfico de personas y de armas. Todo esto crea una tormenta perfecta por las características fronterizas de la zona», aseveró.

Para Arancibia, el crecimiento de los crímenes es «preocupante, porque el homicidio es el resultante de todo esto», argumentando que en el 2020 hubo 18 asesinatos, pero en 2021 el número creció a 51, mientras que en lo que va del 2022 «ya llevamos cinco».

Raúl Arancibia, fiscal regional de Tarapacá, analizó el complejo escenario que vive la región ante el constante aumento de delitos violentos en el último tiempo, asegurando que «vemos cadáveres que han sido quemados, signos de tortura y una violencia extrema de la que no estábamos acostumbrados».

El persecutor aclaró que «siguen liderando los crímenes cometidos por chilenos», pero destacó que aumentó la presencia de extranjeros en dichos actos.

«El 30% de los imputados y víctimas ahora son personas de nacionalidad extranjera», manifestó.

Arancibia subrayó que las «agrupaciones criminales chilenas van copiando fórmulas de delincuentes extranjeros, sumándose a las propias disputas de estos últimos».

«Hay antecedentes importantes de algunas organizaciones criminales extranjeras que operan en la zona, sobre en el tema de la droga, agrupaciones colombianas y  mexicanas, que encontraron atractiva esta zona para el narcotráfico», sostuvo finalmente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here