Profundas muestras de desagrado de diversos sectores de la ciudadanía, esencialmente desde la capital regional Iquique y de las comunas de Alto Hospicio y de Pozo Almonte se han manifestado por el descontrol del Gobierno Regional y Nacional sobre la migración que está ocurriendo en Tarapacá, esencialmente ciudadanos de Colombia y de Venezuela, quienes – según las denuncias – son simplemente delincuentes que viven de esa actividad y la han importado de sus países de origen.

Estas mismas denuncias se manifestarán en una gran protesta ciudadana que se está organizando para hacer ver a las autoridades el daño social profundo que está ocurriendo.

Este descontrol se nota por el amplio abandono hacia la comunidad de estas comunas por el ingreso libre y masivo de ciudadanos de los países mencionados y esto se nota en forma concisa y fehaciente por el notable aumento de asesinatos en Iquique, Alto Hospicio y Pozo Almonte todas las semanas, accidentes, comercio ilegal, robos a luz del día, tráfico, migración descontrolada, trata de personas y sensación de inseguridad.

Para muestra de esta situación se puede ver una foto área de decenas de patrullas de carabineros estacionadas en el cuartel central y en la calle ningún policía ejerciendo su labor de cuidar y proteger a la comunidad de Tarapacá.

La ciudadanía se pregunta finalmente: ¿Qué más tiene que pasar para que la policía uniformada salga a la calle a cuidar la seguridad de las personas?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here