La Pincoya

 

Con una larga cabellera rubia y piel clara pero un poco bronceada por el sol del sur de Chile. Es como los habitantes de Chiloé describen a la Pincoya, una hermosa joven que forma parte de los mitos y leyendas chilenas más antiguas.

Su historia comienza con la historia de “amor” entre sus padres, se dice que en una ocasión una muchacha de la zona de Cucao conocida como Huenchula se encontraba a las orillas del lago Huelde, cuando de repente un ser marino emergió de las profundidades y la secuestro.

Dicho ser marino no era nada menos que el Millalobo, el ser más poderoso de los mares chilenos. La leyenda dice que este ser marino fue el que condeno al capitán del Caleuche a navegar las aguas del sur de Chile por toda la eternidad.

Con el tiempo, Huenchula se enamoró del Millalobo y tuvieron una hija, la cual no podía ser vista por ningun ser mortal. Lamentablemente, en una ocasión cuando Huenchula regreso a visitar a su madre, esta no resistió la curiosidad y observo a su nieta. Al instante la hija del Millalobo y Huenchula se convirtió en agua cristalina.

Al verla transformada, Huenchula fue invadida por el llanto y la desesperación, cogió la vasija y corrió desesperada hacia la playa, a vaciar su contenido en las aguas del mar. Y luego, avanzando hacia el interior del océano, llamó a su esposo.

Entre sollozos y llantos, le relató lo acontecido con su hija. Apenas hubo terminado de pronunciar la última frase de su historia, vio emerger desde las aguas y acercarse hacia ella, una delicada barca semejante a una lapa, llevando en su interior a su desaparecida hija, convertida ahora en una hermosa joven, a quien dio el nombre de Pincoya.

Desde ese entonces, el Millalobo decidió llevarse a toda su familia al fondo del mar para gobernar a todas las criaturas marinas con su ayuda. Se dice que poco después la Pincoya se casó con su hermano el Pincoy y ambos se encargan de cuidar el mar por su padre.

Los chilotes, especialmente los pescadores, cuentan en sus leyendas que cuando la Pincoya realiza su delicado baile hacia el mar, significa que en esos mares abundarán los peces y mariscos. Lo cual son buenas noticias para todo el pueblo.

En cambio, sí lo hace hacia la tierra, generalmente debido a que los pobladores han cometido alguna falta en contra del mar, les indica que, para la temporada venidera, los mencionados productos escasearán y por tal motivo, será necesario salir en su búsqueda a playas y mares lejanos.

Otra tarea de la Pincoya es ayudar a los pobres náufragos a llegar a la orilla de algún puerto seguro pero si por alguna razón no lo logra y los náufragos fallecen, esta lleva sus cuerpos al Caleuche, en donde ellos vivirán como tripulantes por la eternidad.

Por último, un rasgo partícula de la Pincoya es que esta no tiene cola de pescado como todas las sirenas, esta logro mantener su forma humana.

Sin duda la Pincoya es una de las leyendas chilenas más importantes para los pescadores del sur de Chile.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here