Recypampa es el nombre de la iniciativa que ya se encuentra en etapa funcional y que cuenta con seis puntos verdes distribuidos en la planta de yodo más grande del mundo, ubicada en la provincia del Tamarugal.

A partir del principio declarado por SQM en su Plan de Sostenibilidad que dice relación con contribuir de manera comprometida en la disminución de la huella de carbono y el manejo sustentable de residuos, los trabajadores de la faena Nueva Victoria están dando vida al proyecto Recypampa, iniciativa que busca acercar el reciclaje a los diversos estamentos de la compañía.

La iniciativa ejecutada junto a Recynor y que cuenta con seis puntos verdes instalados en áreas claves de la faena, busca además favorecer a empresas locales y fortalecer el desarrollo empresarial en Tarapacá. Además contribuye directamente a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Red Pacto Global de ONU, a los que está suscrita la compañía y que apunta a Ciudades y comunidades sostenibles, Producción y consumo responsable, y Acción por el clima.

Así lo explicó el gerente de Comunicaciones, Sustentabilidad y Asuntos Públicos de SQM, Pablo Pisani: “Esta iniciativa nos ha permitido generar una alianza muy prospera con un compromiso palpable de los trabajadores, donde en muy poco tiempo hemos avanzado de una etapa piloto a una funcional, permitiéndonos concretar un compromiso efectivo con el reciclaje en faena”.

El ejecutivo además destacó la importancia de trabajar este proyecto con una empresa local. “La visión de Recynor conversa muy bien con los principios de SQM, relacionados a la innovación, la sustentabilidad y el apoyo a proveedores locales, lo que se alinea con el Plan de Sostenibilidad de la compañía, el cual está asociado a diversas metas medioambientales como convertirnos en una empresa Carbono Neutral en 2040”, agregó Pisani.

Por su parte Juan Pablo Lara, ingeniero Medio Ambiente de SQM Faena Nueva Victoria, señaló que este proyecto “actualmente tenemos un relleno en faena, donde llevamos nuestros residuos, pero sabemos que muchos de esos restos pueden tener una segunda vida útil, es por eso la importancia de este proyecto, donde estamos disminuyendo la generación de residuos industriales y de tipo domésticos”.

En este contexto el gerente de Operaciones de Recynor, Raúl Valenzuela, se mostró conforme con los resultados alcanzados en la primera etapa de interiorización, donde “SQM ha trabajado muy comprometido y donde hemos reducido residuos como cartón, plástico, vidrio, aluminio y elementos domiciliarios. Estamos muy entusiasmados en continuar avanzando en este importante camino de la reducción de la huella de carbono”.

Es importante señalar que esta iniciativa se lleva a cabo en la planta de yodo más grande del planeta, ubicada en la provincia del Tamarugal y donde la compañía minera líder mundial en la producción de yodo convive a diario con diversas comunidades aledañas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here