Los investigadores especializados en delitos cibernéticos, han notado que entre las estafas “on line”, la más frecuente es el “Sim Swapping”, conocido también como “secuestro de WhasApp”.

¿Cómo opera este ilícito? Principalmente captan a sus víctimas entre personas que publican sus números personales en redes sociales con el fin de vender un producto. Con el objetivo de tomar el control de sus cuentas de WhatsApp contactan a estas personas simulando ser compradores. Es en este momento donde empieza a operar el engaño: Le dicen al vendedor que quieren ir a buscar el artículo, pero necesitan que les entreguen un “código de posicionamiento global” que le llegarán por mensaje de texto (SMS), que les permitiría llegar a la dirección correcta. Este código es, en realidad, el que genera la aplicación de mensajería instantánea cuando un usuario desea cambiar su cuenta a un nuevo teléfono.

Con esta fachada, luego de obtener el código, el delincuente hace traspaso de la cuenta de la víctima a su propio teléfono, haciéndose pasar por ella para solicitarle dinero a sus contactos, mediante un nuevo engaño.

Desde la brigada también precisan que, si logra percatarse a tiempo de esta estafa, la víctima puede revertir el “secuestro” ingresando a la página web de WhatsApp, donde, en caso de perder el acceso a la cuenta personal la empresa te envía, a las 12 horas, un código de reposición.

Recomendaciones:

  • Activar la verificación en dos pasos: en la aplicación WhatsApp localizar esta opción en “ajustes de cuenta”. Cuando está activo, este mecanismo de seguridad te pedirá una nueva contraseña (PIN), de seis dígitos, cada vez que se quiera registrar la cuenta en un nuevo dispositivo. Este paso se suma al código de verificación por SMS. También se debe proporcionar un correo electrónico que permite recuperar la cuenta en caso de olvidar la clave de seis dígitos.
  • No siga los enlaces: Si le llega un link no solicitado o de una fuente desconocida.
  • No lo abra. Esto podría permitir a los delincuentes acceder a sus cuentas.
  • No comparta códigos: así como las claves de las tarjetas del comercio, es importante aprender a no entregar las claves. Además, conocer quién tiene acceso a su smartphone, contribuye a disminuir los riesgos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here