Uno de cada cinco peces capturados procede de la pesca ilegal. Un escándalo con graves consecuencias para el ecosistema marino. Algunas especies están en peligro de extinción. Detrás de la pesca ilegal suelen estar empresas mafiosas.

Paul Watson es el fundador de la ONG Sea Shepherd, que lucha contra la explotación de la vida marina. Advierte: «Si el mar muere, morimos nosotros». Con sus barcos, Sea Watch trata periódicamente de localizar flotas pesqueras ilegales e impedir que operen.

Detrás de la pesca ilegal hay grupos organizados como una mafia: el negocio en el mar es tan lucrativo como el narcotráfico. A bordo de barcos obsoletos, esclavos birmanos, tailandeses o camboyanos trabajan hasta 22 horas al día sin derechos y por salarios bajísimos. Si se oponen, los capitanes no dudan en arrojarlos al mar. ¿Son los océanos el nuevo lejano Oeste?

La investigación nos lleva a España, donde Antonio Vidal, uno de los jefes de la pesca ilegal, residía hasta su muerte; a Indonesia, donde la ex ministra de Pesca está en guerra contra los piratas; y a Francia, donde vive actualmente Paul Watson.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here