Una nueva e importante labor comenzaron a ejecutar los funcionarios de planta y a contrata de la Ilustre Muncipalidad de Pozo Almonte, segùn decreto presidencial que les entregó facultades de fiscalización sanitaria y  cuyo objetivo es que puedan colaborar para que la ciudadanía cumpla con las medidas de contención con el objetivo de controlar la propagación del COVID-19.

Esta indicación es la más estricta que ha establecido el Ministerio de Salud y se debe a la alta cifra de incidencia registrada en el aumento del número de contagaidos por la pendemia en nuestra región y en el resto del país.

En ese sentido, el secretario municipal Manuel Morales hizo un llamado a la ciudadanía a respetar la medida de confinamiento. Sostuvoi que existe una responsabilidad comunitaria, porque estamos viviendo periodos duros y si no comprendemos en que esto descansa en la necesidad del cambio de conducta personal, para proteger a la comunidad se complica todo.

Cabe destacar que estas acciones de fiscalización están bajo la consiga de “Comisión de Servicios” y fueron entregadas estas facultades extraordinarias a los municipios para sumar la fuerza que se necesita para fiscalizar y que las medidas sanitarias se cumplan y así poner un alto a los contagios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here